Cómo lavar y conservar la ropa de un bebé recién nacido para cuidar su piel

 |  admin

Como mencionamos más arriba, estos tejidos son finos y ameritan un trato especial para proteger la piel del peque de agentes externos, y para lograrlo, lo más importante de todo es escoger un buen detergente para lavar ropa de bebe, con una fórmula más suave que los habituales, testado en pieles atópicas que tiendan a sufrir dermatitis y recomendado por un profesional de la salud (pediatra, dermatólogo o alergólogo).

ni dolores de cabeza, si lo haces siguiendo sencillos pero primordiales pasos:

Separa la ropa del bebe del resto de la familia

Sin importar si escoges lavar a máquina o a mano, es fundamental apartar la ropa de los adultos y dejar una colada sola para la del bebé. Esto se debe a que la piel de los bebes es hasta diez veces más delgada que la nuestra. Esto durará los primeros seis meses de vida, que es el tiempo en el que generarán su propia capa protectora que se desarrolla con la grasa subcutánea.

Recordemos que el pH de un adulto es distinto al de un recién nacido, nuestro sudor genera bacterias y microorganismos que, para nosotros, son inofensivos, pero para ellos son contraproducentes.

Lavar ropa de bebe en lavadora

  1. Una vez apartada la ropa del bebé del resto, introdúcela dentro del tambor.
  2. Selecciona un programa para tela delicada, a baja temperatura y con un centrifugado suave. Si te preguntabas si se puede centrifugar la ropa de bebe, la respuesta es: ¡Sí, claro! Siempre que sea suave y a baja velocidad.
  3. De ser posible, repite el ciclo de enjuague para prevenir que queden residuos de detergente entre las fibras del tejido.
  4. Finalmente, cuelga al aire libre y a la luz del sol.

Nota: Aunque algunos profesionales recomiendan secarla en la secadora, con el pasar del tiempo se deterioran y corre peligro de encogerse.

Lavar a mano ropa de un recién nacido

En el caso de ropa con encajes, tejidos o bordados, lo ideal es el lavado a mano para no dañar el diseño (o introducir las prendas dentro de fundas de lavado dentro de la lavadora y realizar el proceso anterior).

  1. lena un barreño con agua tibia.
  2. Agrega el jabón y revuelve hasta hacer espuma.
  3. Coloca dentro la ropita del bebé, moviendo y frotando con suavidad con tus propias manos.
  4. Déjalas en remojo por unos minutos para que el jabón actúe.
  5. Aclara con abundante agua repetidas veces.
  6. Déjala secar al sol.

¡No agregues suavizante a la ropa de bebé!

El perfume utilizado para la fabricación de estos productos puede provocar una reacción alérgica, asimismo, al añadirse justo al final del ciclo de lavado, siempre quedan residuos mínimos al terminar de enjuagarse, lo que podría irritar al recién nacido. Como diría mi abuela: es mejor prevenir que lamentar ¡No lo olvides!

Como consejo final, te recordamos que piezas nuevas -incluyendo mantas, toallas y peluches-, a pesar de no ser usadas, contienen muchas sustancias que los fabricantes añaden para su mantenimiento, sumado a eso, se llenan de polvo del transporte y con la exhibición y la venta pasa por muchas manos, convirtiéndose en un foco de proliferación de bacterias que deben ser exterminadas antes de colocárselo al bebé. Te recomendamos lavarla al aproximarse la fecha del parto, aproximadamente en la semana 37 de gestación.

De igual manera, a la hora de conservarlas para un próximo uso o para el hijo de un familiar o amigo, lávalas y guárdalas en cajas de cartón, armario libre de humedad o contenedores plásticos con ventilación. Evita bolsas plásticas para que no produzcan mal olor.

Somos tu servicio de planchado de ropa y te solucionaremos la más aburrida tarea doméstica. Gracias a Montseplancha podrás dedicarte a lo que más te interese sin preocuparte del planchado y lavado de tus prendas de vestir. Mimamos tu ropa... cuidamos tu bolsillo!

Contacto

@ Copyright montseplancha 2021 | Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies | Design by IndianWebs 

CatalàEnglishFrançaisDeutschPortuguêsEspañol